“Somos una apuesta transformadora y hemos creado nuestra propia metodología a partir de las realidades de los territorios”

Raíces,Tierra y Alas apuesta por la reconstrucción de los lazos y formas de relacionamiento de los actores Honrando los Territorios Ancestrales, volviendo al respeto por los padres y los abuelos, construyendo espacios de reparación simbólica a partir de la verdad, sanando la relación con nuestro cuerpo y nuestra sexualidad y creando escenarios de proyección y transformación, en donde la memoria histórica se convierta en la palanca que jalona nuevos liderazgos y proyectos colectivos que invitan a una cultura de paz, dignidad, y merecimiento de soñar y trascender.

Con la implementación de una metodología creada por ASINCH desde 2015 y que es transferida a las y los líderes culturales para trabajar con las niñas, niños adolescentes y jóvenes, su seguridad personal, autoestima y liderazgo. Desde la meditación y la expresión artística y corporal, desde una multiplicidad de universos sensibles, reflexionamos en torno a la memoria y el vínculo con los territorios ancestrales, las formas de los roles tradicionales de género y la sexualidad, y nuestra capacidad de soñar y sentirnos merecedores de hacerlo. Así problematizamos tres lógicas muy presentes todavía en nuestros hábitos, cuerpos y formas de enunciación: la lógica de la colonialidad, la lógica del patriarcado y la lógica del miedo.

Raíces, Tierra y Alas es una invitación a la introspección y el desmonte de aquello que tenemos muy naturalizado, para construir nuevos caminos y liderazgos en defensa de nuestros legados, nuestro buen vivir y nuestros territorios. 

Propende encuentro intergeneracional, dando un lugar de reconocimiento a los mayores y a sus saberes: la siembra, la medicina ancestral, las terapéuticas y formas de cuidado tradicional, los rituales, cantos y danzas ancestrales, entre otros. 

Desde esta metodología, se busca revitalizar los territorios ancestrales, los conocimientos y el lugar de los adultos mayores en la vida social y cotidiana de los barrios. Buscando que los niños, niñas, adolescentes y jóvenes, reconozcan las jerarquías, aprendan técnicas y oficios tradicionales, se sientan orgullosos de estos legados, validándolos, como una forma de construir memoria y de esta manera sanar su relación con la familia y con ellos mismos.

RAÍCES

Reflexiona en torno al territorio, la situación de barrios y municipios, las éticas y políticas del cuidado, y el cuerpo, la sexualidad como escenarios libres y soberanos. 

Mediante ejercicios vivenciales, cuestionamos el sistema patriarcal y los mandatos culturales en torno a la masculinidad y la feminidad. Diseñando rutas de cuidado y autocuidado, proclamando nuestra libertad y afectos como mujeres sonoras y hombres conscientes, y celebramos la diversidad sexual y de género por medio de lenguajes visuales, sonoros, audiovisuales y corporales.

TIERRA

ALAS

Propone una labor en torno a los sueños, pensamientos y los escenarios de transformación ya que son los principales insumos para crear la realidad; implementando la técnica de visualización creativa y programación neurolingüistica para transformar la relación que tienen con sus vivencias diarias las niñas, niños, adolescentes y jóvenes las cuales crean su futuro. Partiendo de la idea “Licencia para soñar” las niñas, niños, adolescentes y jóvenes se sienten en su deber y derecho de imaginarse merecedores de romper cadenas, alzar los brazos y vivir transformaciones siguiendo sus sueños.